Verraco Vetton, Ávila

Reproducción de Cerdo Vetton en granito. Ávila. (13x11x6cm)

Los verracos de piedra son esculturas zoomorfas de origen celta que se encuentran en las provincias de Cáceres, Salamanca, Zamora, Ávila, Toledo y Segovia, y en Portugal, en las regiones de Beira Interior Norte y Trás-os-Montes, de la época de los vettones (hacia el siglo V a. C).

Se cree que delimitaban terrenos dedicados al pastoreo; por otro, que pudieran tener un significado místico o religioso, concretamente el culto a los muertos o ritos funerarios (esto es debido a que algunos tienen grabadas inscripciones funerarias latinas de la época romana), o por otro lado el propio culto a la fertilidad, o incluso actuar como un exvoto.

Tienen diversas formas, entre las que predominan son: la de toro, cerdo, jabalí y menos frecuente la forma de oso. Cuando están bastante deformes debido al paso del tiempo, no queda la figura perfectamente definida y puede fácilmente tomarse por diferentes animales.

Los más conocidos son los Toros de Guisando, en la provincia de Ávila, y el más grande encontrado hasta la fecha y con aparente forma de equino ha sido recuperado recientemente y se encuentra en la plaza mayor de Villanueva del Campillo, en Ávila. 

OBRAS REALIZADAS CON MÉTODOS ARTESANALES Y DECORADAS MANUELMENTE HASTA EL MÁS MÍNIMO DETALLE. Representaciones que copian fielmente la forma, la textura y el colorido de las piezas arqueológicas originales expuestas en los distintos museos de la Península Ibérica. 

Te puede interesar

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información