Mascaradas de Castilla y León

Junta de Castilla y león| Consejería de Cultura y Turismo | 2012

"LA MÁSCARA NO ESCONDE...REPRESENTA"

En  estas  cinco  palabras  se  encuentra  resumida  toda  la  filosofía  de  las  mascaradas  de invierno. Frente a la máscara carnavalesca, que pretende ocultar la personalidad del enmascarado, aquí, éste pierde su personalidad para encarnar la de aquel cuyo rostro ha asumido.

En una civilización como la nuestra, dominada por la industrialización y el materia-lismo, estas conceptualizaciones pueden parecer trasnochadas y ridículas. También de arcaicas podrían catalogarse afirmaciones como la de Sutherland Black “Donde no hay religión, no puede existir la fiesta”, pero se ajustan a la realidad de nuestras fiestas hasta el siglo XIX.  Y es que máscaras, fiestas y religión formaron la trilogía que dieron origen a nuestras mascaradas invernales. No porque sean paganas, son menos religiosas que cualquiera de las celebraciones litúrgicas cristianas.

Tienen otro tipo de religiosidad, incluso más intensa, siendo la máscara el receptor de una hierofanía continua, que se produce aprovechando el parón invernal. Son estos conceptos claves para comprender toda la filosofía, religiosidad y formas de vida que subyacen bajo estas celebraciones festivas.

Para profundizar en ellas se ha compaginado el trabajo de campo y el teórico, visitando en varias ocasiones aquellas localidades que cuentan con algún tipo de mascarada atri-buible al período invernal, tanto para observarlas, documentarlas y tomar notas, como para hablar con distintas personas de la localidad.

Te puede interesar

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información